Nos adentramos ya en el estudio de la oración compuesta o compleja, la que ofrece más de un verbo, conjugado o sin conjugar. Iniciamos los análisis a partir del primer gran grupo de la oración compuesta: la yuxtaposición; pronto vendrán los otros dos grupos que conforman la composición: coordinación y subordinación.

Llamamos ORACIONES YUXTAPUESTAS a las que se hallan separadas por medio de signos de puntuación (comas y puntos y coma) y no presentan dependencia oracional unas de otras; es decir, por sí solas pueden parecer oraciones simples completamente independientes. Considerar a las Yuxtapuestas como oraciones compuestas estriba en que hay similitud de significados o de temas tratados en cada Oración Yuxtapuesta.


Las oraciones yuxtapuestas presentan auténtica autonomía oracional, por más que, como sucede en el ejemplo Estoy cansado. He trabajado mucho, puedan expresar matices propios de las proposiciones subordinadas adverbiales: Estoy cansado porque he trabajado mucho.

Manuel Seco destaca, con agudeza, como un caso especial de yuxtaposición el utilizado por “el narrador que, al exponer en una oración las palabras textuales dichas por otro (o, a veces, sus pensamientos), añade una segunda oración que sirve de presentación de aquella:

Pronto veremos que esta oración compleja puede ser analizada de otra forma (en mi opinión, más exacta):

Juan dijo: las cosas son buenas o malas según el momento en que vienen =

La expresión una cosa, de la oración anterior, funciona como Complemento Directo. Hemos observado que una cosa sustituye a toda una oración: las cosas son buenas o malas según el momento en que vienen; por lo tanto, esta última oración funcionará de COMPLEMENTO DIRECTO en la oración mayor a la que pertenece